La actividad física y sus beneficios.

Los beneficios de la actividad física regular son innegables, mantenerse regularmente activo no solo es crucial para mantener un corazón saludable a largo plazo y; aunque uno de los objetivos principales de muchos el hacer ejercicio esta enfocado en la pérdida de peso, cabe destacar que existen otros beneficios que proporciona el hacerlo frecuentemente.

BENEFICIOS:

  • Ganancia de resistencia aeróbica: después de 3 o 4 semanas se podrá notar una mejora en tu estado físico, en actividades cotidianas comenzarás a notar estos beneficios. Al subir escaleras, jugar con tus hijos, caminar, etc.
  • Mejora de las horas de sueño: Esto se produce debido al gasto de energía y a la liberación de sustancias relajantes en el cuerpo.
  • Adaptación y fortalecimiento del cuerpo: los músculos, tendones, huesos, articulaciones y ligamentos comienzan a fortalecerse y hay menos riesgo de lesiones.
  • Regulación en la temperatura corporal: la actividad física regular ayudará a mantener un mejor control de la temperatura corporal y nos proporcionará mejora en los diferentes grupos de sistemas del cuerpo. 

En esta temporada tan delicada como es tema del COVID-19, mantener hábitos de actividad física, ayudan a reducir los riesgos, ya que nuestro organismo y el sistema inmunológico se fortalece, como a largo plazo, nos hacen tener mas vitalidad.

Ahora un listado de actividades físicas muy fáciles de realizar.

  • Caminar rápido: es la forma más sencilla de moverse y empezar a mejorar la salud. La clave justo es caminar rápido.
  • Bailar: algunos tipos de baile (zumba o hip hop) pueden ser ejercicios cardiovasculares muy efectivos. 
  • Ir en bicicleta: Cuanto mayor sea la velocidad, más aumentará el ritmo cardíaco y los músculos empezarán a exigir más oxígeno y energía.
  • Correr o trotar: Es aconsejable practicarlo de forma paulatina, aumentando el tiempo y la velocidad poco a poco a medida que nuestro cuerpo se va acostumbrando.
  • Entrenamiento de fuerza: Hay diferentes maneras de trabajar la fuerza, puede ser en un gimnasio con pesas o utilizando nuestro propio peso. La forma que elijas, procura ejecutar de manera correcta la técnica para no lastimarte.
  • Nadar: La natación activa numerosos grupos musculares y permite quemar muchas calorías. A medida que mejoramos la resistencia, aumentaremos la distancia y acortaremos los periodos de descanso.
  • Subir escaleras: es una excelente manera de fortalecer y tonificar las piernas. Subir las escaleras rápido es una buena manera de ejercitar el sistema cardiovascular, al tiempo que desarrollas fuerza y potencia.
  • Máquinas de ejercicios: Por ejemplo, las bicicletas estáticas, las cintas de correr. Estas máquinas permiten ajustar la intensidad del entrenamiento y realizar un seguimiento de la frecuencia cardiaca o de las calorías quemadas.

Es recomendable iniciar poco a poco para no lesionarnos.

Para finalizar recuerda estas pautas básicas al momento de tomar la decisión de realizar ejercicio: 
1- Toma en serio las cosas que vas a hacer,
2- Dedícate a lograr el objetivo que te has impuesto
3- Convéncete de que lo importante es terminar lo que se empieza.

Sobre el Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.