13 abril 2021

GENERACIONES XYZ

Emprendedores Conscientes

Sigue, sigue, no pares y deja atrás lo que ya no sirva

Está claro que nuestra vida, el día a día, nos puede afectar directamente en nuestras decisiones: para bien o para mal.

No será la primera vez que en algún momento de mi vida, pueda pasar por un momento complicado, y que las decisiones que tome puedan estar comprometidas y no ser lo más claro posible como desearía. Pero ciertamente lo más interesante de ello es tomar conciencia.

El hecho de analizar nuestra situación emocional hace que tomemos la perspectiva necesaria y nos brindemos la generosa oportunidad de mejorarnos. No estoy diciendo que el estar tocados emocionalmente y psicológicamente no sea doloroso, les aseguro por experiencia propia que sí lo es.

Lo que estoy compartiendo en estas líneas, desde mi humilde opinión, es que la vida nos muestra el camino para seguir adelante. Todo puede ser parte del aprendizaje.

Difícilmente podremos avanzar si el lastre que nos ocupa nos ralentiza el camino. Hay que aprender a dejar atrás y seguir adelante.

Ese debe ser el proceso adecuado, ¿verdad? Luego, por tanto, ¿por qué nos cuesta tanto asumirlo en nuestra vida?

He aprendido que las emociones hay que saber gestionarlas. Es normal y humano saber que el dolor es inevitable, pero es más cierto que nosotros decidimos si dejamos que nos afecte o no.

En ese aspecto he pasado una parte de mi vida. Ahora ya no dejo que el dolor me afecte demasiado, he optado a no evitarlo pero sí gestionarlo. Parece abstracto lo que estoy escribiendo pero si lo analizas con detalle y reflexionas seguro que por algún momento me darás la razón.

En esta época de la historia hay mucho dolor y lo podemos percibir en nuestro ambiente, en lo sanitario (la pandemia), en lo social, en lo económico, lo cultural… y mucho más. Pero es nuestra decisión dejar que nos afecte y se convierta en sufrimiento o bien podemos aprender de ello y convertirlo en un vaivén más en nuestra vida.

Yo he optado por gestionarlo adecuadamente y prohibir que me afecte emocionalmente más de lo necesario: no lo voy a permitir.

Existe paralelismo con el trading, evidentemente, es aquí donde me ha enseñado que si realizo una operación y que sin entenderla se gire y me haga perder dinero. Claro que sí, esto es trading. Pero si va mal, va mal, nada más. Ahora bien, si eso que va mal lo perpetúo sin fin, es decisión mía, ¿no?

Pues a eso iba. Yo decido qué hacer. Uno: analizo, estudio, gestiono y decido qué cambiar. Dos: me recreo con ello, me pongo pesimista, esto es un desastre, no me entero de nada… y de ahí no salgo.

Entonces, lo tengo claro: asumo el hecho y sigo adelante aprendiendo de ello. En mi vida y en mi trading, no distingo demasiado entre una cosa y la otra, puesto que he aprendido que todo va de mí mismo. Gestionar mi ego, las emociones, mi aprendizaje y mi vida. Nada tiene que ver con que el culpable (si lo hay) es el mercado, o mi amigo o conocido, o mi familiar cercano, o lo que sea. Todo va de mí, de mi vida, mis emociones, experiencias, las inversiones y, lo más importante, mi aprendizaje.

Hay que dejar atrás para seguir adelante. No podemos recrearnos demasiado en el pasado, en los errores, los aciertos, el dolor, los momentos difíciles, los baches, los éxitos, las indecisiones, lo que está bien y lo que está mal, nuestro orgullo, la ira, el estar anclados y no avanzar, nuestra vanidad, nuestros miedos y frustraciones… Nuestra vida sigue y debemos aprovecharla.

El amor a nosotros mismos y a los nuestros nos hacen mejores personas. Sufrir es opcional aunque cueste asumirlo, es así.

Es posible que aún no hayamos superado algo, o que nos equivoquemos y no sepamos cómo resolverlo, que no hayamos aprendido aún a saber reconocer y gestionar nuestros sentimientos y emociones, o que nuestro EGO nos lastre profundamente y nos dificulte el camino como al que más. O que sé yo.

Y qué más da, tú debes escoger tu camino, nos aferramos tanto al pasado, y no queda otra, que dejar cosas atrás y seguir adelante.

Mi único objetivo en este post es brindarte la oportunidad de reflexionar sobre ti, tu vida.

Ser bondadoso con uno mismo es ser generoso con la humanidad en todos los sentidos. Para mí el trading ha sido el descubrimiento de mí mismo como persona, y todo ha sido cuestión de tiempo.

Mi agradecimiento por tu tiempo y reflexión.

Sigue, sigue y no pares. Deja atrás lo que ya no sirva y anímate a seguir adelante en tu propio camino.