La actitud positiva

La actitud puede definirse como la disposición o el ánimo con el que enfrentamos una situación.

Se deduce que una actitud positiva es aquella que adoptamos para afrontar lo que venga de la forma más beneficiosa para nosotros.

Fíjate en tus experiencias. De seguro que has vivido situaciones complicadas, momentos en las que pudiste elegir entre bajar los brazos o dar lo mejor de ti para resolverlas. Ahí se reflejó la actitud positiva.

Aquella actitud positiva engloba un conjunto de acciones o hábitos, en los que se concreta tu voluntad de salir adelante y de sacar lo más beneficioso de tus vivencias.

La actitud positiva se nota cada vez que…

  • Miras la realidad a la cara, por adversa que se presente.
  • Aceptas lo que ocurre, aunque no sea lo que a ti, te hubiera gustado que ocurriera.
  • Buscas la manera de adaptarte a los cambios.
  • Valoras y agradeces la presencia de lo positivo en tu vida (tu familia, tus amigos, tus hobbies, tus capacidades…).
  • Sabes disfrutar o sonreír con las pequeñas cosas.
  • Eres una fuente de motivación para ti mismo y para quienes te rodean.
  • Actúas. Te mueves por lo que te importa, sin limitarte.
  • Eres leal a ti mismo; a tus principios, sean los que sean.

Desarrolla una actitud positiva

Poco a poco, para elegir una actitud positiva, antes hay que aprender a pensar en positivo, ya que no puedes elegir lo positivo si no lo ves.

Cuando te enfrentas a una situación, especialmente una difícil, has de aprender a mirar lo negativo (obstáculos, miedos, limitaciones personales…), junto con el otro lado de la balanza: lo positivo (tus recursos, tu experiencia, los aspectos de la realidad que sí van bien…).

Ya que ves los dos lados de la balanza, eliges sacar el máximo provecho de lo positivo. Eso te dará fuerza, energía, valor para sobrellevar lo difícil o encontrar la manera de superarlo.

Pensar y actuar en positivo requiere de práctica. Y esa práctica se hace día a día, con las situaciones que atraviesas.

Recuerda, las personas positivas sonríen bastante, pero eso no es lo único que las caracteriza.

Son personas de Acción, Constancia y Disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *